Su trabajo nos recuerda las palabras de Aníbal Troilo: «Alguien dijo una vez que yo me fuí de mi barrio, Cuándo? …pero cuándo? Si siempre estoy llegando!..»

Alberto Cedrón vivía en Portugal cuando se topó con un libro: Memorias póstumas de José María “Manco” Paz.  Se enganchó tanto con el personaje que empezó a trabajar una serie de pinturas y dibujos y decidió volver a Buenos Aires, donde los culminó. Como el mismo Alberto reconoció, la historia argentina, tal como la aprendió en la escuela primaria, le parecía un “jeroglífico”, y al leer las memorias del General Paz se interesó por la vida del personaje y así pudo entender la historia de la Argentina.
Junto a estos trabajos, se expone “Carteles”. Alberto conseguía carteles publicitarios y los intervenía. El “arte industrial” (publicitario) como materia prima se enriquecía con el trabajo artesanal (pintura, textos), que en manos de nuestro artífice se transformaba en obra de arte.
Ambas muestras dan cuenta de su personalidad artística: por un lado, atento a lo que sucedía en los márgenes artísticos y sociales, fiel a su ideología comprometida con las luchas de los explotados y oprimidos, sin preocuparse por las modas ni por los condicionamentos del mercado, Alberto se nutría de los intersticios de la cultura popular; por el otro, suerte de pintor viajero (vivió en Brasil, Italia, Francia, Portugal), Alberto iba y venía a Buenos Aires, pero en cada ciudad que habitaba dejaba su impronta en el espacio urbano por el que circulaba incansablemente.
Una vez más, su obra vuelve a la ciudad que lo parió y vio crecer.

Oscar Smoje
Director
Palacio Nacional de las Artes – Palais de Glace
Buenos Aires РRep̼blica Argentina

Enfrenta, con naturalidad y sin impostaciones, como un espejo risueño, a la mirada educada de los museos. Con simpáticos dibujos, recupera el placer de la infancia, mientras juega y crea representaciones de batallas, reales o imaginarias.
Cabe señalar que en estos tiempos modernos donde el grafitti es «Street-Art», y ocupa galerías contemporáneas y subastas internacionales. Cedrón hace una operación inversa, pone el foco y registra los rastros que perduran de una identidad «sudaca», reivindica la cultura popular, el aire de barrio, el cartel hecho a mano.

Otras imágenes de la exposición en el Palais de Glace
Un día, el eco de esas imágenes…

PARA ACERCARSE A LA OBRA DE ALBERTO CEDRÓN